El dolor: dónde y por qué

pide cita    917 136 812      info@centrosveterinariosmascoteros.com
Av. de la técnica, 19 Rivas Vaciamadrid

07-perros-cataratas-380x270

La sensación de dolor es un fenómeno absolutamente subjetivo, depende de cada individuo y no debería compararse ni entrar en valoraciones de su intensidad si previamente no se ha padecido en propias carnes.

Podríamos definir el dolor como el conocimiento o la percepción por parte del animal (ser vivo) de un estimulo nocivo que es potencialmente dañino para el organismo.

¿Cuáles son esos estímulos nocivos? Por desgracia muchos: estímulos traumáticos, químicos, mecánicos, inflamatorios, isquémicos (deficiencia de riego sanguíneo), térmicos (frío-calor),…

Pero el tema del dolor adquiere otro nivel en el caso de nuestros animales de compañía: ¡¡ellos no pueden describir esa horrible sensación con palabras!!, nuestros queridos amigos cuando quieren ponernos sobre aviso de sus molestias gimen, lloran, levantan la pata, se niegan a moverse, disminuyen su actividad habitual e incluso modifican su carácter y comportamiento.

Aunque el dolor de su oído sea terrible o se sienta incapaz de levantarse por su artrítica cadera, nuestro peludo compañero jamas nos dirá que le pasa, por eso es de un gran importancia que el propietario, que es el que mejor conoce al animal, ante cualquier cambio o manifestación extraña acuda al veterinario con el fin de evitar que el problema, sea el que sea, vaya a mayores.

Antes de profundizar en este “doloroso tema” debemos dejar claro que algunos animales (igual que las personas) toleran niveles mas altos de dolor que otros, incluso sin manifestar síntomas.

 

CLASES DE DOLOR

Como todo en esta vida el dolor también esta catalogado y clasificado y ademas de muy variadas formas, para simplificar extensas clasificaciones y complicadas definiciones nos quedaremos con esta simple clasificación:

Dolor agudo o rápido: el de presentación inmediata, el que nos pega un calambrazo, el que nos deja flojos de forma inmediata; este dolor también se conoce como dolor primario.

Dolor persistente o lento: el que parece que va a vivir con nosotros mientras nosotros vivamos, nuestra tenaz y dolorosa compañía; también se le conoce como dolor secundario.

Pondremos un ejemplo: si nos cortamos con un cuchillo sentimos rápidamente un agudo dolor (dolor agudo, rápido o primario) que en pocos segundos se transforma en un “dolor sordo” en forma de pulsaciones en la zona del corte (dolor persistente, lento o secundario).

¿Y por que un dolo lo sentimos tan rápido y otro tarda mas en aparecer?, pues en realidad la contestación es tan simple como que el dolor aparece mas rápido o mas lento dependiendo “del camino que elija” para llevar la información al sistema nervioso central (cerebro).

Los seres vivos disponemos de unos receptores por todo nuestro organismo con el único fin de captar los estímulos nocivos que comentábamos al principio; estos receptores en algunas ocasiones son simples terminaciones nerviosas y en otros casos estructuras especializadas, tanto unos como otros suelen ser muy pequeños, necesitan “sensaciones fuertes” para “avisar” al animal (sistema nervioso central) de que algo malo esta ocurriendo y ademas se encargan de seguir informando mientras el problema existe; de esta forma nuestro dolorido amigo captara la atención de su dueño y conseguirá que le lleve a donde ese señor de la bata blanca que no le cae especialmente bien, pero que le quita los dolores.

En ciertos casos los estímulos nocivos no actúan directamente sobre los receptores sino que provocan la aparición de unos intermediarios de esta película: los mediadores del dolor (histamina, serotonina, prostaglandina,…), los mediadores del dolor serán los encargados  de estimular a los receptores en estos casos.

 ¿DÓNDE Y POR QUÉ?

Es importante indagar la procedencia del dolor para colaborar con el profesional en la búsqueda del problema, aunque esta tarea sea atribución principal del veterinario, cualquier comentario o ayuda serán siempre agradecidos; para intentar comprender mejor el porque de los incesantes gemidos de Snoopy tendremos presentes los siguientes dolores y sus posibles causas:

Dolor en cabeza y lomo:

 . Causas traumáticas:

Proyectiles, agresiones, problemas en los discos intervertebrales (discopatias), lesiones en la médula espinal, fracturas vertebrales,…

. Causas congénitas o genéticas:

Malformaciones en vertebras cervicales.

. Causas infecciosas o inflamatorias:

Discoespondilitis, osteomielitis vertebral, espondilitis, meningitis, artritis,…

. Causas tumorales:

Tumores de las vertebras, tumores de la médula espinal, tumores de las raíces nerviosas,…

. Causas dietéticas:

Hipervitaminosis a.

Dolor en extremidades:

 . Causas traumáticas:

Fracturas, dislocaciones, contusiones musculares,…

. Causas congénitas:

Osteocondritis, displasia,…

. Causas infecciosas:

Panostitis, osteomielitis, poliartritis, polimiositis, neuritis,…

Dolor abdominal:

 . Las posibles causas son: traumas, agresiones, proyectiles, inflamaciones (pancreatitis, hepatitis,…), infecciones (peritonitis,…), abscesos, torsión esplénica, cálculos renales, cálculos vesicales,…

En cualquiera de los tres casos de dolor, cuando este no puede ser diagnosticado o clasificado se le denomina “dolor idiopático”.

1 Comentario
  1. Foto de perfil de Sonia
    Sonia 3 años atras

    RESPECTO AL ARTICULO DEL DOLOR:

    “Nadie puede librar a los hombres ni a los animales del dolor, pero le será perdonado a aquel que haga renacer en ellos el valor para soportarlo.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

CONTÁCTANOS

Introduce tus datos de contacto y te responderemos lo antes posible.

Enviando